A PRIMEIRA AGÊNCIA DE FACT-CHECKING DO BRASIL

#Verificamos: Es falso que el “estudio Henry Ford” probó la eficacia de la hidroxicloroquina contra la COVID-19

Repórter | Rio de Janeiro | lupa@lupa.news
07.ago.2020 | 10h47 |

Por las redes sociales circula un posteo con la afirmación de que un estudio realizado en el Sistema de Salud Henry Ford, en Estados Unidos, probó la eficacia de la hidroxicloroquina en el tratamiento de la Covid-19. El texto dice que la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas llevó a cabo la investigación con 2451 pacientes utilizando el procedimiento randomizado y doble ciego el más indicado para comprobar si un remedio, de hecho, funciona. A través del proyecto de verificación de noticias, usuarios de Facebook solicitaron que se analizara ese material. Conozca a continuación el trabajo de verificación de Lupa:

*Este chequeo fue publicado originalmente en 24 de julio de 2020. Lea en portugués.

“¿LA COMPROBACIÓN CIENTÍFICA QUE QUERÍAN?? ¡Ahí está! – ¡Estudio científico comprueba la eficacia de la Hidroxicloroquina!!! El estudio fue realizado por la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas que contó con un análisis de estudio doble ciego y randomizado de 2451 pacientes del sistema de salud Henry Ford (…)”

Texto en posteo publicado en Facebook que hasta las 14:30h del 24 de julio de 2020 había sido compartido 121 veces

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. El estudio que realizó el Sistema de Salud Henry Ford no adopta los parámetros científicos más recomendados para comprobar la eficacia de la hidroxicloroquina o de otros medicamentos. La metodología que emplea solo señala la viabilidad de que se lleven a cabo análisis más profundos sobre los efectos de la droga contra el nuevo coronavirus. Esta es incluso una de las conclusiones a las que llegaron los responsables de la investigación en la discusión sobre los resultados obtenidos.

Esto ocurre porque, al contrario de lo que dice la publicación que circula por las redes sociales, el estudio no aplica dos procedimientos considerados esenciales para mostrar si un medicamento funciona. Estas técnicas, solo presentes en ensayos clínicos, son la randomización (elección aleatoria de los participantes) y el doble ciego (cuando ni los médicos ni los pacientes saben quién recibe el medicamento y quién recibe el placebo). Estudios recientes que usaron estos dos abordajes concluyeron que la hidroxicloroquina no es eficaz contra la Covid-19.

Publicada en el International Journal of Infectious Diseases el 1º de julio, la investigación realizada en hospitales del Sistema de Salud Henry Ford es un análisis retrospectivo observacional. Esto significa que los autores estudiaron a los pacientes que ya habían recibido tratamiento para Covid-19 entre el 10 de marzo y el 2 de mayo. Los científicos verificaron si estos pacientes habían tomado alguna medicación e identificaron cuántos habían sobrevivido. La investigación, entonces, calculó la tasa de sobrevida de acuerdo con el tipo de tratamiento recibido.

Sin embargo, los científicos señalan que este abordaje no es suficiente para determinar la eficacia de un remedio. Una serie de factores puede influir en los resultados, haciendo que análisis similares lleguen a conclusiones completamente opuestas. Esto ocurre, por ejemplo, con otro estudio observacional reciente sobre la hidroxicloroquina que publicó el 7 de mayo The New England Journal of Medicine. Se analizaron 1446 pacientes en un centro médico de Nueva York, de los cuales 811 recibieron hidroxicloroquina. Según los autores, el medicamento no redujo la necesidad de intubación ni las muertes.

En un comentario publicado en el International Journal of Infectious Diseases, cuatro especialistas criticaron la investigación del Sistema de Salud Henry Ford y señalaron problemas en el estudio. Una de las cuestiones polémicas fue la elección de los pacientes que recibirían la hidroxicloroquina. Aunque en estos hospitales hubiera un protocolo para el tratamiento con el medicamento, los médicos decidieron que el 16,1 % de los pacientes del grupo estudiado no usaría la droga. No quedaron claros los motivos de esta selección, lo que puede indicar un sesgo capaz de afectar los resultados.

Esto puede haber sucedido porque había un mal pronóstico de sobrevida; es decir, estas personas ya tenían más posibilidades de morir. Si solo recibieron el remedio las personas que tenían más posibilidades de vivir, la tasa de sobrevida de ese grupo será más alta, independientemente de la eficacia de la droga. Por lo tanto, los casos más graves que no recibieron el medicamento terminan aumentando las estadísticas. Al leer los resultados del estudio, se interpreta que hubo más fallecimientos en el grupo de las personas que no tomó la hidroxicloroquina, solo que esas personas podrían haber fallecido aun recibiendo el tratamiento, porque estaban en peores condiciones de salud.

Los críticos también advirtieron sobre las posibles mejorías en los tratamientos aplicados por los hospitales de Henry Ford a lo largo del tiempo, visto que se analizaron pacientes durante un periodo de dos meses. Esto no se consideró en la investigación. Por último, señalaron el uso de corticoides en más del doble de los pacientes tratados con hidroxicloroquina, en comparación con el grupo que no recibió tratamiento. Un estudio reciente indicó que uno de esos medicamentos, la dexametasona, puede reducir la mortalidad en los casos más graves, por lo cual esto también afectaría los resultados finales.

Estudios randomizados

La randomización, que es la elección aleatoria de los pacientes, es importante porque elimina cualquier posibilidad de direccionamiento por parte de los autores del estudio. Lo mismo vale para el doble ciego que consiste en dar el tratamiento a un grupo y el placebo, que no tiene efecto, a otro grupo. Este término se utiliza para indicar que ni los pacientes ni los propios médicos saben quién está usando el remedio y quién no lo está. Estas etapas sirven para eliminar sesgos de investigación.

Al adoptar estos procedimientos es mucho más probable que el resultado final muestre si el remedio de hecho marcó alguna diferencia o si la mortalidad fue similar en los dos grupos. “Nuestros resultados exigen confirmación posterior en testeos controlados prospectivos y randomizados que evalúen rigurosamente la seguridad y la eficacia de la terapia con hidroxicloroquina en pacientes hospitalizados con Covid-19”, escribieron los autores de la investigación del Sistema de Salud Henry Ford.

No obstante, estos análisis más rigurosos ya existen y muestran que la hidroxicloroquina no funciona contra el nuevo coronavirus. El proyecto Recovery, que está realizando la Universidad de Oxford, dio por concluidos los estudios sobre este medicamento e informó en un comunicado que no se encontró ningún beneficio en su uso contra la Covid-19. La investigación randomizada incluye 11.000 pacientes y está concentrada en otros tratamientos. El foco de la investigación son casos más severos de Covid-19.

Otro estudio reciente también randomizado y realizado por investigadores brasileños, publicado en el New England Journal of Medicine (NEJM), llegó a la misma conclusión de que la hidroxicloroquina no es eficaz. En este caso, se estudió el efecto de la droga en personas con síntomas leves o moderados.

Otro estudio que se publicó en la revista Annals of Internal Medicine llegó a la misma conclusión en los casos de adultos que no fueron hospitalizados. Finalmente, una investigación también publicada en el NEJM en junio concluyó que el remedio no sirve como profilaxis para quien quedó expuesto al virus y aún no desarrolló síntomas. Es decir, existen estudios randomizados y doble ciegos que demuestran que la hidroxicloroquina no tiene eficacia en ninguna etapa de la enfermedad.

 Otros errores

En el posteo que analizó Lupa existen otros errores. La “Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas” (International Society for Infectious Diseases) no llevó a cabo el estudio. Esta es la entidad responsable del International Journal of Infectious Diseases en donde se publicó el artículo que elaboraron los investigadores del Sistema de Salud Henry Ford. Tampoco se analizaron 2451 pacientes, sino 2541. El posteo fue divulgado originariamente por el diputado estadual Jessé Lopes (PSL-SC). Lupa intentó contactar a Lopes; sin embargo, hasta la fecha de publicación de esta verificación, no respondió las preguntas enviadas por e-mail.

Nota: este reportaje forma parte del proyecto de verificación de noticias‌‌ en Facebook. Para consultas sobre el proyecto, comuníquese directamente con Facebook.

Editado por: Chico Marés

O conteúdo produzido pela Lupa é de inteira responsabilidade da agência e não pode ser publicado, transmitido, reescrito ou redistribuído sem autorização prévia.

A Agência Lupa é membro verificado da International Fact-checking Network (IFCN). Cumpre os cinco princípios éticos estabelecidos pela rede de checadores e passa por auditorias independentes todos os anos

Esse conteúdo foi útil?

1 2 3 4 5

Você concorda com o resultado desta checagem?

Sim Não

Leia também

SIGNATORY- International Fact-Checking Network
Etiquetas
VERDADEIRO
A informação está comprovadamente correta
VERDADEIRO, MAS
A informação está correta, mas o leitor merece mais explicações
AINDA É CEDO PARA DIZER
A informação pode vir a ser verdadeira. Ainda não é
EXAGERADO
A informação está no caminho correto, mas houve exagero
CONTRADITÓRIO
A informação contradiz outra difundida antes pela mesma fonte
SUBESTIMADO
Os dados são mais graves do que a informação
INSUSTENTÁVEL
Não há dados públicos que comprovem a informação
FALSO
A informação está comprovadamente incorreta
DE OLHO
Etiqueta de monitoramento
Seções
Arquivo