Tem certeza que deseja sair da sua conta?
Foto: Freepik
Foto: Freepik

#Verificamos: Es falso que las vacunas contra COVID-19 puedan crear seres humanos genéticamente modificados

Repórter (especial para a Lupa) | Rio de Janeiro | lupa@lupa.news
11.ago.2020 | 08h41 |

Por las redes sociales circula que vacunas contra la Covid-19 serían capaces de modificar el código genético de las personas, transformándolas en “organismos genéticamente modificados”. A través del proyecto de verificación de noticias, usuarios de Facebook solicitaron que se analizara ese material. Conozca a continuación el trabajo de verificación de Lupa:

*Este chequeo fue publicado originalmente en 22 de julio de 2020. Lea en portugués.

“Las vacunas [de ARN] para covid-19 están diseñadas para transformarnos en Organismos Genéticamente Modificados.”
Trecho de video publicado en Facebook que hasta el día 22 de julio había sido compartido por más de 700 personas

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. Las vacunas sobre plataformas de ADN o ARN no alteran el código genético de las células humanas. En realidad, esta técnica consiste en introducir una parte de los genes de un determinado patógeno en plásmidos, moléculas de ácido nucleico presentes en las bacterias. Estos plásmidos se inyectan en el cuerpo humano e ingresan a las células. Allí comienzan a reproducir partes del agente causante de la enfermedad. Este proceso genera una respuesta inmunológica del organismo. Es decir, el código genético que se modifica es el de la molécula de una bacteria, no el de un ser humano.

Este tipo de tecnología es reciente. Hasta la fecha, ninguna vacuna producida sobre esta plataforma fue aprobada para el uso en humanos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 37 de las 168 vacunas que hasta ahora vienen siendo testeadas contra la Covid-19 utilizan esta técnica. Entre las vacunas que ya están iniciando la tercera fase de testeos, solo la desarrollada por la farmacéutica Moderna utiliza esta tecnología. Dicha vacuna se está probando en Estados Unidos. 

El objetivo de una vacuna es estimular la producción de anticuerpos contra un determinado patógeno. La tecnología más tradicional usa el propio virus o bacteria, en versión inactivada o atenuada, para generar esa respuesta del organismo. En el caso de las vacunas con ADN o ARN, en vez de introducir el propio agente de la enfermedad, una molécula genéticamente modificada produce una determinada parte del microorganismo, lo que estimula la producción de defensas.

De acuerdo con la OMS, este abordaje ofrece algunas ventajas sobre los métodos más tradicionales. En primer lugar, se elimina la necesidad de introducir cualquier agente infeccioso, como un virus debilitado, en el cuerpo humano. Por otro lado, la producción en escala es más fácil. No obstante, la tecnología es muy reciente, y comenzó a testearse en seres humanos a partir de la pandemia de Covid-19. Antes, este tipo de inmunizaciones para otras enfermedades habían sido testeadas en animales.

Dos laboratorios patrocinados por la Fundación Bill y Melisa Gates fueron los pioneros en la producción de este tipo de vacunas. El laboratorio Moderna fue el primero en desenvolver vacunas en base a ARN, y tuvo resultados prometedores en su primera fase de testeos con humanos, los cuales fueron publicados el día 17 de julio. En cambio, la vacuna INO-4800 que está estudiando el laboratorio norteamericano Inovio Pharmaceutical aún se encuentra en la primera fase de testeos, con 120 voluntarios. Sanofi también apostó al desarrollo de vacunas de este tipo, pero todavía no se iniciaron los testeos en humanos. 

Publicaciones similares con desinformación circularon por Estados Unidos y fueron chequeadas por la agencia norteamericana Reuters.

Nota: este reportaje forma parte del proyecto de verificación de noticias‌‌ en Facebook. Para consultas sobre el proyecto, comuníquese directamente con Facebook.

Editado por: Chico Marés

O conteúdo produzido pela Lupa é de inteira responsabilidade da agência e não pode ser publicado, transmitido, reescrito ou redistribuído sem autorização prévia.

A Agência Lupa é membro verificado da International Fact-checking Network (IFCN). Cumpre os cinco princípios éticos estabelecidos pela rede de checadores e passa por auditorias independentes todos os anos

A Lupa está infringindo esse código? Clique aqui e fale com a IFCN

 

Esse conteúdo foi útil?

1 2 3 4 5

Você concorda com o resultado desta checagem?

Sim Não

Leia também

SIGNATORY- International Fact-Checking Network
Etiquetas
VERDADEIRO
A informação está comprovadamente correta
VERDADEIRO, MAS
A informação está correta, mas o leitor merece mais explicações
AINDA É CEDO PARA DIZER
A informação pode vir a ser verdadeira. Ainda não é
EXAGERADO
A informação está no caminho correto, mas houve exagero
CONTRADITÓRIO
A informação contradiz outra difundida antes pela mesma fonte
SUBESTIMADO
Os dados são mais graves do que a informação
INSUSTENTÁVEL
Não há dados públicos que comprovem a informação
FALSO
A informação está comprovadamente incorreta
DE OLHO
Etiqueta de monitoramento
Seções
Arquivo