Tem certeza que deseja sair da sua conta?

#Verificamos: Es falso que vacunas de ARN mantenidas a bajas temperaturas no tengan eficacia

Repórter (especial para a Lupa) | Rio de Janeiro | lupa@lupa.news
17.maio.2021 | 12h23 |

En las redes sociales circula que las vacunas contra la Covid-19 que deben ser almacenadas a una temperatura de -80ºC no son, de hecho, vacunas. Según el posteo, serían “agentes de transfección” que alteran el material genético del ser humano. Por medio del ​proyecto de verificación de noticias​, usuarios de Facebook solicitaron que se analizara ese material. Conozca a continuación el trabajo de verificación de Lupa:

*Este chequeo fue publicado originalmente en 14 de febrero de 2020. Lea en portugués.

“Cualquier vacuna que necesite ser enviada y almacenada a -80ºC no es una vacuna. Es un agente de transfección, mantenido vivo para infectar tus células y transferir material genético. No los dejes engañarte. Esto es manipulación genética de humanos en gran escala”.
Leyenda de un posteo publicado en Facebook que hasta las 14 h del 17 de febrero de 2021 había sido compartido más de 240 veces.

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. Las vacunas que usan la tecnología ARN, como, por ejemplo, los inmunizantes de Pfizer/BioNTech y Moderna, deben ser almacenados a bajas temperaturas debido a la sensibilidad de la molécula ARN, que puede perder su eficacia en caso de no haber sido estabilizada a la temperatura correcta. Otras vacunas no necesitan ser almacenadas a temperaturas similares porque fueron desarrolladas con otras tecnologías. Además, los inmunizantes desarrollados con esa plataforma no tienen la capacidad de “manipular genéticamente” células humanas, como dice la publicación.

Por e-mail, la profesora Santuza Teixeira, del Departamento de Bioquímica e Inmunología de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG), explica que las vacunas de ARN poseen moléculas de ARNm (o ARN mensajero) sensibles en su composición, las cuales se degradan con facilidad. “Eso se debe a que el papel de los ARNs en las células exige justo eso: el ARN tiene que ser producido, utilizado para guiar la síntesis de proteínas y degradado rápido para que diferentes proteínas puedan producirse enseguida”.

Uno de los grandes desafíos de las vacunas de ARN, dice, es el de encontrar una formulación que permita que esas moléculas se mantengan estables mientras no son internalizadas por las células del individuo vacunado. De ahí la necesidad de mantenerlas a bajas temperaturas durante el almacenamiento.

La profesora Julie Swann, de la North Carolina State University, también le explicó a AP News que la razón por la cual la vacuna ARN debe ser almacenada a una temperatura tan fría es la tecnología utilizada. “Ellos no pueden garantizar que mantenga su potencia si permanece en ambientes más cálidos durante períodos más largos”, dijo.

La vacuna de Pfizer/BioNTech debe ser almacenada a una temperatura de -75ºC, y ser guardada hasta seis meses a esa temperatura. En cambio, el inmunizante de la empresa Moderna tiene una cierta ventaja con respecto a su competidora, porque puede ser conservada a una temperatura entre -25ºC y -15ºC.

El investigador Daniel Bargieri, del Instituto de Ciencias Biomédicas de la USP, explica por e-mail, que esa diferencia depende de qué tipo de nanopartícula se estaría usando en las formulaciones de cada inmunizante. Esa partícula sirve como “medio” para que el ARN entre en las células. “Si bien Pfizer y Moderna utilizan el mismo tipo de ARNm, usan nanopartículas lipídicas diferentes. Moderna usa una tecnología llamada Lipid H, y Pfizer usa una tecnología llamada Acuitas ALC-0315. Probablemente las diferencias de temperatura se deban a las diferencias en la composición de las nanopartículas lipídicas usadas”. Otro punto planteado por el investigador se refiere a la diferencia de cantidad del ARNm en cada una de ellas. “Es posible que eso tenga también impacto en la diferencia de tiempo que esas vacunas resisten a temperaturas más altas”.

En general, las vacunas son sensibles a variaciones de temperatura, pero no exigen temperaturas tan bajas. La Sociedad Brasileña de Inmunizaciones (SBIm) explica que las vacunas se conservan entre 2°C y 8°C. Es el caso del inmunizante de CoronaVac, desarrollado por la compañía farmacéutica china Sinovac, en alianza con el Instituto Butantan. El motivo es el tipo de tecnología utilizado, de virus inactivado, una de las más tradicionales entre los inmunizantes. Ese tipo de tecnología es más resistente al calor.

Alteración del ADN

Las vacunas que usan la tecnología ARN no alteran el código genético del ser humano y no interactúan con el ADN humano. Usan un ARN mensajero, o ARNm, que puede ser descrito como una “instrucción” genética que es “leída” por los ribosomas de las células. A partir de ese “mensaje”, empiezan a producir proteínas particulares del nuevo coronavirus — las llamadas proteínas spike — que se lanzan al organismo. Esas proteínas no tienen la capacidad de causar la Covid-19 por sí solas, pero sirven para “enseñarle” al sistema inmunológico a defenderse contra el virus real.

En otra verificación sobre un tema similar realizada por Lupa, el médico Gilmar Reis, profesor del Departamento de Medicina de la PUC Minas, reafirmó que la vacuna no tiene ningún efecto en el ADN de la célula. “Las vacunas no modifican ni nuestro ARNm, ni nuestro código genético, de ninguna manera. Lo que hacen es provocar una respuesta inmunológica del organismo frente a aquel cuerpo extraño, sin riesgos de alteraciones genéticas”.

Según Gilmar, la manipulación genética sería tomar, por ejemplo, el núcleo de una célula y colocarlo en otra. “[Eso] no ocurre con las vacunas, dado que ellas actúan en el sistema inmunológico para impedir o retrasar la llegada del virus a las células y, por lo tanto, no provocan modificaciones en el código genético de las personas”.

Nota: este‌ a‌rtículo‌ forma‌ ‌parte‌ ‌del‌ ‌‌proyecto‌ ‌de‌ ‌verificación‌ ‌de‌ ‌noticias‌‌ ‌en‌ ‌Facebook.‌ Para consultas sobre este proyecto, comuníquese directamente con‌ ‌‌Facebook‌.

Editado por: Chico Marés

O conteúdo produzido pela Lupa é de inteira responsabilidade da agência e não pode ser publicado, transmitido, reescrito ou redistribuído sem autorização prévia.

A Agência Lupa é membro verificado da International Fact-checking Network (IFCN). Cumpre os cinco princípios éticos estabelecidos pela rede de checadores e passa por auditorias independentes todos os anos

A Lupa está infringindo esse código? Clique aqui e fale com a IFCN

 

Esse conteúdo foi útil?

1 2 3 4 5

Você concorda com o resultado desta checagem?

Sim Não

Leia também

SIGNATORY- International Fact-Checking Network
Etiquetas
VERDADEIRO
A informação está comprovadamente correta
VERDADEIRO, MAS
A informação está correta, mas o leitor merece mais explicações
AINDA É CEDO PARA DIZER
A informação pode vir a ser verdadeira. Ainda não é
EXAGERADO
A informação está no caminho correto, mas houve exagero
CONTRADITÓRIO
A informação contradiz outra difundida antes pela mesma fonte
SUBESTIMADO
Os dados são mais graves do que a informação
INSUSTENTÁVEL
Não há dados públicos que comprovem a informação
FALSO
A informação está comprovadamente incorreta
DE OLHO
Etiqueta de monitoramento
Seções
Arquivo