A PRIMEIRA AGÊNCIA DE FACT-CHECKING DO BRASIL

Tem certeza que deseja sair da sua conta?

#Verificamos: es falso que vacuna de Pfizer cause acumulación de “nanopartículas de ARNm” en el organismo

Repórter | Rio de Janeiro | lupa@lupa.news
12.jul.2021 | 19h43 |

Circula en WhatsApp un texto según el cual la tecnología de la vacuna de Pfizer/BioNTech deja nanopartículas alojadas en el organismo que podrían conducir, entre otros problemas, a la infertilidad. El contenido alerta también sobre una supuesta toxicidad de la proteína Spike, relacionada con las vacunas que utilizan la tecnología de ARNm mensajero. Por WhatsApp, lectores de Lupa sugirieron que se analizara ese contenido. Conozca a continuación el trabajo de verificación​:

*Este chequeo fue publicado originalmente en 15 de junio de 2020. Lea en portugués.

“Japoneses encuentran nanopartículas de ARNm en el cerebro, corazón, hígado, ovarios, testículos y otras partes de vacunados”

Título de texto del sitio web Estudios Nacionales que circula en grupos de WhatsApp

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. El supuesto “informe secreto”, que en realidad está disponible públicamente en el sitio web del gobierno japonés, es un estudio preclínico que describe el trayecto que un componente de la vacuna de Pfizer recorre en el cuerpo de ratones de laboratorio. Los datos presentados no sugieren ninguna anomalía, y los investigadores llegaron a la conclusión que elementos de la vacuna son eliminados por el metabolismo o por excreción fecal.

La vacuna de Pfizer consiste en nanopartículas lipídicas, es decir, pedazos microscópicos de grasa, que contienen un ARN mensajero, o

 ARNm. Ese pequeño fragmento de material genético contiene las instrucciones para que las células del cuerpo humano produzcan la llamada proteína Spike del SARS-CoV-2, virus que causa la COVID-19. La proteína, a su vez, estimula al sistema inmunológico a producir defensas contra el virus. Esa partícula se desintegra en poco tiempo, y no interactúa, en ningún momento, con el núcleo de las células. Por lo tanto, no tiene la capacidad de alterar el material genético de las células humanas.

Como parte de los estudios para el desarrollo de la vacuna, los investigadores de Pfizer evaluaron el trayecto hecho por esas nanopartículas lipídicas, que sirven solo para proteger al ARNm, en el cuerpo de los ratones, en un informe que actualmente está disponible en el sitio de la Pharmaceuticals and Medical Devices Agency (PMDA), agencia japonesa equivalente a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

En el estudio, se presentó una tabla que muestra la concentración de las nanopartículas lipídicas en los órganos del cuerpo y en diferentes momentos después de la aplicación, desde los primeros 15 minutos hasta 48 horas después. Se encontraron concentraciones de esos “sobres” de grasa en diversas regiones del organismo, pero casi siempre en cantidad inferior a 1 microgramo (el equivalente a 0,000001 gramo) por cada gramo. Después de 48 horas, se detectó una concentración de 165 microgramos en el lugar de la inyección y cantidades superiores a 10 microgramos en el hígado, en el bazo, en las glándulas suprarrenales y, en caso de las hembras, en los ovarios.

En base a esa tabla, el sitio web afirma que la concentración de las nanopartículas en los ovarios plantea “preocupaciones sobre la fertilidad de la persona que recibe vacunas de ARNm, como la de Pfizer y Moderna”. Sin embargo, para la profesora de la Facultad de Farmacia de la Universidad Federal de Río Grande del Sur (UFRGS) Teresa Dalla Costa, no es posible hacer esa interpretación en base a la información presentada. “Esos datos son ‘brutos’ y no hay ninguna referencia sobre valores-objetivo. Aislada, esa tabla no dice mucho”, explica.

Según la investigadora, los datos deberían estar contextualizados dentro de un informe para ser analizados en forma debida. El informe de Pfizer, a su vez, concluye que las substancias fueron eliminadas más tarde por medio del metabolismo o de la excreción fecal.

El documento de evaluación sobre la vacuna de Pfizer producido por la Agencia Europea de Medicamentos menciona el mismo informe, e incluso menciona el dato sobre la pequeña concentración registrada en los ovarios. Pero destaca que no se ha encontrado nada en esa zona en los estudios de toxicidad de dosis repetida.

Por medio de una nota, Pfizer afirmó que no hay “pedazos del virus o toxinas” presentes en su vacuna. Declaró también que no hubo ninguna evidencia de hallazgos macroscópicos o microscópicos en los ovarios después de la vacunación, ni de eventual interferencia en la fertilidad constatada en sus investigaciones, “que fueron evaluadas por las diferentes agencias regulatorias del mundo”.


“Sabemos desde hace mucho tiempo que la proteína spike es una proteína patogénica. Es una toxina. Puede causar daños en nuestro cuerpo si entra en la circulación”

Palabras del veterinario Byram W. Bridle, reproducida en un texto del sitio web Estudios Nacionales que circula en grupos de WhatsApp

FALSO

Para profundizar los ataques a las vacunas contra la COVID-19, el sitio web mezcla el informe publicado en Japón con una entrevista dada por Byram Bridle, profesor del Ontario Veterinary College, en Estados Unidos, a un podcast canadiense. Sus palabras tuvieron repercusión en sitios web antivacunas de Estados Unidos. La información dada por Bridle fue rebatida por los especialistas y no tiene ninguna relación con el informe al que se refiere el texto.

“La proteína Spike es una glucoproteína utilizada por el virus para diversas funciones, entre ellas la ligación al receptor ACE-2 humano, por ejemplo. No hay evidencias de que esa proteína presente toxicidad por sí sola”, afirma Mellanie Fontes-Dutra, biomédica, investigadora de la Universidad Federal de Río Grande del Sur (UFRGS) y divulgadora científica en la Red Análisis COVID-19.

Según la biomédica, tampoco hay evidencias de que la proteína Spike esté relacionada con casos de trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna (TTIIV), que ocurre cuando el paciente desarrolla un bajo conteo de plaquetas y pequeños coágulos sanguíneos después de la aplicación de la vacuna. “Ninguno de los análisis de mecanismos efectuados hasta el presente señaló a la proteína Spike como el agente que provoca ese fenómeno. Según un relevamiento del portal Pebmed, [la TTIIV] es algo sumamente raro: 269 casos de trombosis descritos después de 34 millones de dosis aplicadas de la vacuna. Si fuera algún mecanismo ligado a la proteína Spike, la incidencia sería mucho más elevada”, afirma Mellanie.

Esta información fue chequeada también por Aos FatosAssociated Press y Boatos.org.

Esta verificación fue sugerida por los lectores a través del WhatsApp de Lupa. Si usted tiene alguna sugerencia de verificación, comuníquese con nosotros al teléfono +55 21 99193-3751.

Editado por: Chico Marés

O conteúdo produzido pela Lupa é de inteira responsabilidade da agência e não pode ser publicado, transmitido, reescrito ou redistribuído sem autorização prévia.

A Agência Lupa é membro verificado da International Fact-checking Network (IFCN). Cumpre os cinco princípios éticos estabelecidos pela rede de checadores e passa por auditorias independentes todos os anos

A Lupa está infringindo esse código? Clique aqui e fale com a IFCN

 

Esse conteúdo foi útil?

1 2 3 4 5

Você concorda com o resultado desta checagem?

Sim Não

Leia também

SIGNATORY- International Fact-Checking Network
Etiquetas
VERDADEIRO
A informação está comprovadamente correta
VERDADEIRO, MAS
A informação está correta, mas o leitor merece mais explicações
AINDA É CEDO PARA DIZER
A informação pode vir a ser verdadeira. Ainda não é
EXAGERADO
A informação está no caminho correto, mas houve exagero
CONTRADITÓRIO
A informação contradiz outra difundida antes pela mesma fonte
SUBESTIMADO
Os dados são mais graves do que a informação
INSUSTENTÁVEL
Não há dados públicos que comprovem a informação
FALSO
A informação está comprovadamente incorreta
DE OLHO
Etiqueta de monitoramento
Seções
Arquivo