Tem certeza que deseja sair da sua conta?

#Verificamos: Es falso que las vacunas contra la COVID-19 inyecten ‘toxina’ y causen infertilidad

Repórter | Rio de Janeiro | lupa@lupa.news
12.jul.2021 | 19h48 |

Circula en WhatsApp un texto que discute los “datos estremecedores” dados por un investigador canadiense que considera que las vacunas contra la COVID-19 son “toxinas peligrosas” y “un gran error”. Byram Bridle asocia las vacunas con casos de coágulos sanguíneos y riesgo de infertilidad. Por WhatsApp, lectores da Lupa sugirieron que se analizara ese contenido. Conozca a continuación el trabajo de verificación​:

*Este chequeo fue publicado originalmente en 21 de junio de 2020. Lea en portugués:

“Una nueva investigación muestra que la proteína pico del coronavirus de la vacunación COVID-19 entra inesperadamente en la corriente sanguínea, lo que es una explicación plausible para miles de efectos colaterales relatados desde coágulos sanguíneos y enfermedades cardíacas a daños cerebrales y problemas reproductivos, dijo la semana pasada un investigador canadiense de vacunas contra el cáncer. […] ‘Pensamos que la proteína spike era un excelente antígeno objetivo, nunca supimos que la proteína spike en sí era una toxina y era una proteína patogénica. Entonces, al vacunar a las personas, estamos inadvertidamente inoculándoles una toxina’, dijo [el investigador Byram] Bridle […]”

Fragmento de un texto del sitio web Tribuna Nacional que circula en grupos de WhatsApp

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. De hecho, Byram Bridle, veterinario y profesor del Ontario Veterinary College, de Canadá, hizo las declaraciones que se le atribuyen durante un episodio de un podcast publicado el 27 de mayo de 2021. Pero sus interpretaciones de las investigaciones fueron rebatidas por los especialistas.

El estudio al que se refiere Bridle es un informe producido por la compañía farmacéutica Pfizer en la fase preclínica de desarrollo de su vacuna contra la COVID-19. El documento estaba disponible en el sitio web de la agencia regulatoria japonesa, equivalente a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa). El objetivo era evaluar el trayecto realizado por las nanopartículas lipídicas, que son uno de los componentes de la vacuna de Pfizer, en el cuerpo de ratones de laboratorio. Sin embargo, la investigación no llegó a la conclusión de que la proteína Spike causara “miles de efectos colaterales”, ni que se trate de una “toxina”.

La vacuna desarrollada por Pfizer consiste en nanopartículas lipídicas, pedazos microscópicos de grasa, que sirven como una especie de “sobre” para cargar un ARN mensajero, o ARNm. Ese pequeño fragmento de material genético contiene las instrucciones para que las células del cuerpo humano produzcan la llamada proteína Spike del SARS-CoV-2, virus que causa la COVID-19. Esa proteína estimula al sistema inmunológico para que produzca defensas contra el virus. La partícula se desintegra en poco tiempo y no interactúa, en ningún momento, con el núcleo de las células; por lo tanto, no tiene la capacidad de alterar el material genético de las células humanas.

El estudio mencionado por el veterinario no muestra la circulación de la proteína Spike en la corriente sanguínea, sino el trayecto realizado por las nanopartículas lipídicas en el cuerpo. Además, en su conclusión, los investigadores de Pfizer evaluaron que las sustancias inyectadas en los ratones fueron eliminadas por medio del metabolismo o de la excreción fecal; no permanecieron en el organismo.

Es importante señalar también que las vacunas que utilizan la tecnología de ARN mensajero no inyectan la proteína Spike directamente, sino sustancias que inducirán a las células a producir la proteína.

En otro contenido chequeado por Lupa que también se refería a la controvertida entrevista de Bridle, la supuesta patogenicidad de la proteína Spike ya había sido desmentida. “No hay evidencias de que esa proteína presente toxicidad por sí sola”, afirmó la biomédica Mellanie Fontes-Dutra, investigadora de la Universidad Federal de Río Grande del Sur (UFRGS) y divulgadora científica de la Red Análisis COVID-19.

Según la biomédica, tampoco hay evidencias de que la proteína Spike esté relacionada con casos de trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por la vacuna (TTIIV), que ocurre cuando el paciente desarrolla un bajo conteo de plaquetas y pequeños coágulos sanguíneos después de recibir la vacuna. “Todos los análisis de los mecanismos realizados hasta el presente no señalaron a la proteína Spike como el agente que causa ese fenómeno. Si fuera algún mecanismo ligado a la proteína, la incidencia sería mucho más elevada”, analizó Mellanie.


“La alta concentración de la proteína spike encontrada en testículos y ovarios en los datos secretos de Pfizer divulgados por la agencia japonesa también plantea preguntas. ‘¿Vamos a hacer que los jóvenes se tornen infértiles?’ preguntó Bridle”.

Fragmento de un texto del sitio web Tribuna Nacional que circula en grupos de WhatsApp

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. Los “datos japoneses” forman parte del informe de Pfizer (que no es secreto) y evalúan el trayecto realizado por las nanopartículas lipídicas en el cuerpo de ratones de laboratorio. El estudio no tiene ninguna relación con la supuesta toxicidad de la proteína Spike.

De hecho, el informe entregado a las autoridades japonesas señala que, horas después de su inyección, las nanopartículas presentaron una pequeña acumulación en algunas regiones del cuerpo, en especial en el hígado, bazo, glándulas suprarrenales y ovarios. Sin embargo, el propio documento destaca que las nanopartículas fueron eliminadas con posterioridad.

El mismo informe fue evaluado y mencionado en el documento producido por la Agencia Europea de Medicamentos a lo largo del proceso de aprobación de la vacuna de Pfizer, e incluso destacaba la pequeña concentración de las nanopartículas detectadas en los ovarios. La agencia destaca que los estudios de toxicidad de dosis repetida no encontraron ningún vestigio de las substancias en la zona, lo que elimina cualquier sospecha acerca de que la vacuna pueda provocar infertilidad.


“El pico de proteína asociado a la vacuna en la circulación sanguínea podría explicar una enorme cantidad de eventos adversos relatados de las vacunas COVID, incluyendo las 4000 muertes ocurridas hasta el momento y casi 15.000 internaciones, informadas al Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas del gobierno de los Estados Unidos (VAERS) el 21 de mayo de 2021”.

Fragmento de un texto del sitio web Tribuna Nacional que circula en grupos de WhatsApp

FALSO

 La información analizada por Lupa es falsa. El Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) es un sistema vinculado a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA). La plataforma tiene como objetivo recoger relatos de las reacciones que los pacientes tuvieron después de recibir las vacunas. Esa información no fue necesariamente investigada, y no es posible establecer una relación directa entre eventuales efectos y las vacunas.

El VAERS recibió, hasta las 17 h del 21 de junio de 2021, 4692 notificaciones de muertes y 20.397 notificaciones de internaciones de pacientes que habían recibido la vacuna contra la COVID-19. Sin embargo, esos datos solo representan sospechas de efectos que pueden, pero no necesariamente tienen, alguna relación con las vacunas.

“Es muy importante monitorear la seguridad de las vacunas, pero la información del VAERS no puede ser utilizada de manera aislada para determinar si una vacuna causó o contribuyó a un evento adverso o enfermedad. Los relatos pueden contener información incompleta, imprecisa, coincidencias o hechos no verificables”, destaca la plataforma. 

La información es recolectada para que las autoridades reguladoras puedan monitorear los efectos de las vacunas y, eventualmente, reconsiderar sus autorizaciones de uso, en caso de considerarlo necesario.

En marzo, Lupa chequeó otra información falsa que utilizaba los datos del VAERS para afirmar que las vacunas contra la COVID-19 causaron la muerte de 501 norteamericanos.

Esa información también fue analizada por Projeto Comprova y Aos Fatos.

Esta verificación fue sugerida por los lectores a través del WhatsApp de Lupa. Si usted tiene alguna sugerencia de verificación, comuníquese con nosotros al teléfono +55 21 99193-3751.

 

Editado por: Chico Marés

O conteúdo produzido pela Lupa é de inteira responsabilidade da agência e não pode ser publicado, transmitido, reescrito ou redistribuído sem autorização prévia.

A Agência Lupa é membro verificado da International Fact-checking Network (IFCN). Cumpre os cinco princípios éticos estabelecidos pela rede de checadores e passa por auditorias independentes todos os anos

A Lupa está infringindo esse código? Clique aqui e fale com a IFCN

 

Esse conteúdo foi útil?

1 2 3 4 5

Você concorda com o resultado desta checagem?

Sim Não

Leia também

SIGNATORY- International Fact-Checking Network
Etiquetas
VERDADEIRO
A informação está comprovadamente correta
VERDADEIRO, MAS
A informação está correta, mas o leitor merece mais explicações
AINDA É CEDO PARA DIZER
A informação pode vir a ser verdadeira. Ainda não é
EXAGERADO
A informação está no caminho correto, mas houve exagero
CONTRADITÓRIO
A informação contradiz outra difundida antes pela mesma fonte
SUBESTIMADO
Os dados são mais graves do que a informação
INSUSTENTÁVEL
Não há dados públicos que comprovem a informação
FALSO
A informação está comprovadamente incorreta
DE OLHO
Etiqueta de monitoramento
Seções
Arquivo