Tem certeza que deseja sair da sua conta?
Marcelo Casal/Agencia Brasil
Marcelo Casal/Agencia Brasil

#Verificamos: Metaanálisis de estudios de la India no demuestra que la hidroxicloroquina previene la COVID-19

Repórter | Rio de Janeiro | lupa@lupa.news
14.out.2021 | 13h25 |

Circula en las redes sociales un texto sobre un estudio científico que habría comprobado la eficacia de la hidroxicloroquina para prevenir la COVID-19. Es un metaanálisis, es decir, una compilación de resultados de otros estudios, realizados con profesionales de la salud en la India. El artículo concluyó que el uso del remedio habría reducido el contagio en un 75%. Por WhatsApp, lectores de Lupa solicitaron que se analizara ese contenido. Conozca a continuación el trabajo de verificación​:

*Este chequeo fue publicado originalmente en 2 de septiembre de 2020. Lea en portugués.

“¿Quién le va a pedir disculpas a los familiares de los muertos?
¡¡¡¡AHORA ESTÁ EL ESTUDIO CIENTÍFICO!!!!
‘La Hidroxicloroquina para la profilaxis de la COVID-19 alcanza el nivel más alto de evidencia científica’”
Texto que circula en WhatsApp

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. El metaanálisis de estudios científicos con profesionales de la salud en la India no demuestra que la hidroxicloroquina sea eficaz para prevenir la COVID-19. Los datos son solo preliminares y, por lo tanto, insuficientes para llegar a cualquier conclusión sobre el tema. Eso sucede porque ninguno de los 11 estudios incluidos en el metaanálisis adoptó una metodología basada en evidencias de alta confiabilidad, o “estándar de oro” (página 30). No se utilizó el “más alto nivel de evidencia científica”. Además, por lo menos otros dos estudios sobre el uso profiláctico del medicamento, que adoptaron parámetros rigurosos de análisis, ya demostraron que la hidroxicloroquina no funciona como profiláctico contra el nuevo coronavirus.

Para que un estudio científico tenga una metodología estándar de oro es necesario que siga un conjunto de procedimientos. El ensayo clínico debe ser randomizado (la elección de los participantes es aleatoria), doble ciego (un grupo recibe el medicamento y el otro grupo recibe placebo, y los investigadores no saben qué es lo que recibe cada uno) y con un grupo control (es el grupo que no recibe la droga). Todo esto sirve para asegurar que no haya un direccionamiento o un sesgo en los resultados.

Un estudio estándar de oro publicado en Clinical Infectious Diseases, en junio de este año, llegó a la conclusión que la hidroxicloroquina no tuvo ningún efecto para prevenir la COVID-19. En el estudio participaron 1483 profesionales de la salud de Canadá y de Estados Unidos; el 79% del total se enfrentaba a procedimientos capaces de generar aerosoles, con alto riesgo de contagio. Los grupos que tomaron 400 miligramos de hidroxicloroquina una o dos veces por semana, durante 12 semanas, tuvieron, prácticamente, el mismo grado de infección que los que recibieron placebo. Incluso se midió la concentración del remedio en sangre, y se mostró apenas más alta en los individuos que tuvieron COVID-19.

Se identificaron resultados semejantes en otro estudio estándar de oro, publicado en septiembre del año pasado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) Internal Medicine. En ese caso, 132 profesionales de la salud de dos hospitales recibieron 600 miligramos de hidroxicloroquina por día durante ocho semanas. Esa dosis es superior a la de los estudios usados en el metaanálisis que circula en las redes sociales, que analizaron un protocolo adoptado en la India de 800 miligramos el primer día y 400 miligramos una vez por semana, durante siete semanas. El análisis terminó en forma anticipada porque se consideró que los resultados eran suficientes para mostrar que el remedio no funcionaba para prevenir la infección con el nuevo coronavirus.

Inconsistencias de la metodología

Los estudios de la India utilizados en el metaanálisis que circula en las redes sociales fueron del tipo caso control (cuando se seleccionan dos grupos a partir de una situación de riesgo) y cohorte (que acompaña a un determinado contingente de personas por un determinado tiempo). Los resultados obtenidos a partir de esas metodologías, que no representan el “más alto grado de evidencia científica”, suelen señalar la necesidad de realizar estudios estándar de oro para su confirmación. Los análisis de este tipo están sujetos a una serie de factores que pueden conducir a conclusiones equivocadas.

Entre los problemas presentados en los estudios de la India se encuentran la aplicación de cuestionarios online o telefónicos y la consulta a bases de datos para saber quién tuvo o no COVID-19. La información provista de ese modo no es del todo confiable. Además, dado que todos los participantes eran profesionales de la salud, otros factores influyeron en el contagio o protección contra el virus, como el riesgo de exposición (que es mayor en los médicos y enfermeros que hacen intubaciones, por ejemplo), la capacitación y el uso adecuado de las mascarillas. No se puede saber si fue la hidroxicloroquina lo que evitó el contagio de la COVID-19 o algunos de los otros elementos.

De los once estudios citados en el metaanálisis, solo nueve llegaron a la conclusión que el uso de la hidroxicloroquina habría reducido la infección con la COVID-19. Es decir, que es falso que esa fue la conclusión de todos los estudios, como dice el texto. Uno de los estudios seleccionados, por ejemplo, presentó un resultado totalmente contrario, y mostró que no hubo beneficio para las personas que tomaron el remedio. Según ese artículo, la mayoría de las personas que tuvieron COVID-19 habían tomado hidroxicloroquina preventivamente. Otro estudio analizó solo el uso de ivermectina y hay también una preimpresión, o sea, un estudio que aún no fue revisado. Todos esos problemas no están detallados.

A pesar de ello, el metaanálisis señala que existen limitaciones en los estudios seleccionados, tanto en la metodología como en la falta de homogeneidad de los participantes. Y señala la necesidad de realizar estudios más profundos sobre el tema – que, sin embargo, ya existen. “Es necesario realizar ensayos randomizados posteriores al uso preventivo de la hidroxicloroquina para evaluar ese método promisorio de prevención de la COVID-19 y de pandemias futuras”, dice el texto.

Esta‌ ‌verificación fue sugerida por lectores por medio del WhatsApp de Lupa. Si usted tiene alguna sugerencia de verificación, comuníquese con nosotros a través del siguiente teléfono +55 21 99193-3751.

Editado por: Chico Marés

O conteúdo produzido pela Lupa é de inteira responsabilidade da agência e não pode ser publicado, transmitido, reescrito ou redistribuído sem autorização prévia.

A Agência Lupa é membro verificado da International Fact-checking Network (IFCN). Cumpre os cinco princípios éticos estabelecidos pela rede de checadores e passa por auditorias independentes todos os anos

A Lupa está infringindo esse código? Clique aqui e fale com a IFCN

 

Esse conteúdo foi útil?

1 2 3 4 5

Você concorda com o resultado desta checagem?

Sim Não

Leia também

SIGNATORY- International Fact-Checking Network
Etiquetas
VERDADEIRO
A informação está comprovadamente correta
VERDADEIRO, MAS
A informação está correta, mas o leitor merece mais explicações
AINDA É CEDO PARA DIZER
A informação pode vir a ser verdadeira. Ainda não é
EXAGERADO
A informação está no caminho correto, mas houve exagero
CONTRADITÓRIO
A informação contradiz outra difundida antes pela mesma fonte
SUBESTIMADO
Os dados são mais graves do que a informação
INSUSTENTÁVEL
Não há dados públicos que comprovem a informação
FALSO
A informação está comprovadamente incorreta
DE OLHO
Etiqueta de monitoramento
Seções
Arquivo