A PRIMEIRA AGÊNCIA DE FACT-CHECKING DO BRASIL

Tem certeza que deseja sair da sua conta?

#Verificamos: Es falso que vacunas hayan provocado la muerte de 150 mil personas en los EE.UU.

Repórter (especial para a Lupa) | Rio de Janeiro | lupa@lupa.news
14.out.2021 | 13h55 |

Circula en las redes sociales la información de que un análisis disponible en un sitio web del gobierno de los Estados Unidos señaló que, hasta el 28 de agosto de este año, las vacunas contra la COVID-19 fueron responsables por la muerte de por lo menos 150.000 personas en el país. Esa información fue compartida por el influencer bolsonarista Allan dos Santos en un tuit, adjuntando un link a la página Regulations.gov, que permite bajar el documento que comprobaría esa afirmación. Por medio del ​proyecto de verificación de noticias​, usuarios de Facebook solicitaron que se analizara ese material. Conozca a continuación el trabajo de verificación de Lupa​:

*Este chequeo fue publicado originalmente en 24 de septiembre de 2020. Lea en portugués.

“Link directo de un sitio web del gobierno norteamericano con un análisis que indica que hasta el 28 de agosto las vacunas contra la COVID mataron por lo menos a 150.000 norteamericanos”. 

Publicación compartida en Twitter que, hasta las 11:30 h del 23 de septiembre de 2021 había sido retuiteada 1171 veces

FALSO

La información analizada por Lupa es falsa. Hasta el 20 de septiembre, fecha de la última actualización, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) informaron que habían recibido 7899 notificaciones de muerte de personas que recibieron la vacuna contra la COVID-19 en los Estados Unidos; en el país, ya se aplicaron cerca de 386 millones de dosis desde diciembre de 2019. Ahora bien, esos registros no indican que los fallecimientos notificados fueron causados por las inmunizaciones. Cualquier persona puede reportar reacciones a las vacunas y los problemas relatados no necesariamente son confirmados.

A diferencia de lo que sugiere la publicación, las revisiones de las informaciones clínicas, como certificados de fallecimiento, autopsia y registros médicos, señalaron que las muertes notificadas no tienen relación causal con las inmunizaciones, según los CDC. El organismo asegura que los informes recientes señalan una “relación causal plausible” solo en una situación específica, que sería entre la fórmula de Janssen y el Síndrome de Trombosis con Trombocitopenia (TTS), evento adverso raro y serio que causa coágulos sanguíneos y bajo conteo de plaquetas. De las 28 personas diagnosticadas con TTS después de la aplicación de la dosis única de Janssen, solo tres murieron. Por lo tanto, no se puede afirmar que las vacunas contra el Sars-CoV-2 mataron a más de 7000 personas en el país, y mucho menos a 150.000.

Además, si bien el link difundido en la publicación corresponde a un sitio web del gobierno norteamericano, Regulations.gov, eso no quiere decir que los documentos disponibles en la página, como el análisis de muertes asociadas a la vacuna citada en la publicación, por ejemplo, sean todos oficiales. Esa plataforma se creó para que cualquier ciudadano participe en los procesos de reglamentación del país por medio de comentarios. Los comentarios pueden ser efectuados por cualquier persona y se tornan públicos, pero no necesariamente reflejan el posicionamiento del gobierno ni representan el resultado de un relevamiento validado por investigadores o por agencias oficiales. El análisis citado en el tuit está firmado por la médica Jessica Rose y por el especialista en estadística Mathew Crawford. Esos profesionales están relacionados con un grupo que se llama VaccineTruth, formado por personas que, según la descripción de la página, “se preocupan por la seguridad de las vacunas contra la COVID-19”. En el documento presentado en la plataforma Regulations.gov, los dos autores analizaron la base de datos del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (Vaers, por sus siglas en inglés), administrado por los CDC y por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), y concluyeron que “es probable” que más de 150.000 norteamericanos hayan fallecido debido a las vacunas. 

Para llegar a esa conclusión, calcularon los datos del Vaers y la tasa de reacciones, como anafilaxia, señaladas en un artículo, no un estudio, sobre reacciones alérgicas agudas a vacunas ARNm, publicado en marzo de este año. Los propios autores afirman en el texto que el análisis se trata de una hipótesis y que el objetivo del artículo es encontrar una estimación confiable sobre las posibles muertes causadas por las vacunas. Según esa teoría, la anafilaxia (reacción alérgica grave e inmediata posterior a la exposición a un posible alergénico) es un tipo de evento adverso que debería ser considerado en las notificaciones relacionadas con las vacunas contra el nuevo coronavirus. 

Como se explica más arriba, no es posible demostrar que los relatos de los efectos adversos o de los fallecimientos que constan en el Vaers hayan sido, en efecto, causados por las vacunas. Eso se debe a que otras enfermedades existentes pueden haber provocado efectos colaterales y los números pueden estar equivocados o incompletos. Además, cualquier persona puede reportar problemas en el sistema. En la propia página web consta el aviso de que los números no pueden ser utilizados para concluir que todos los efectos informados fueron causados por las inmunizaciones. Por lo tanto, cualquier cálculo hecho a partir de la base de datos del sistema no conduce a conclusiones correctas. 

El artículo sugiere también, al final, que el tratamiento temprano con algunos medicamentos sería más seguro que las vacunas, lo que tampoco es verdad. Hasta este momento no está demostrado que alguna profilaxis medicamentosa sea eficaz contra la enfermedad. 

Allan dos Santos fue consultado por Lupa, pero no respondió hasta el momento de esta publicación. 

Esta‌ ‌verificación fue sugerida por lectores por medio del WhatsApp de Lupa. Si usted tiene alguna sugerencia de verificación, comuníquese con nosotros a través del siguiente teléfono +55 21 99193-3751.

Editado por: Maurício Moraes

O conteúdo produzido pela Lupa é de inteira responsabilidade da agência e não pode ser publicado, transmitido, reescrito ou redistribuído sem autorização prévia.

A Agência Lupa é membro verificado da International Fact-checking Network (IFCN). Cumpre os cinco princípios éticos estabelecidos pela rede de checadores e passa por auditorias independentes todos os anos

A Lupa está infringindo esse código? Clique aqui e fale com a IFCN

 

Esse conteúdo foi útil?

1 2 3 4 5

Você concorda com o resultado desta checagem?

Sim Não

Leia também

SIGNATORY- International Fact-Checking Network
Etiquetas
VERDADEIRO
A informação está comprovadamente correta
VERDADEIRO, MAS
A informação está correta, mas o leitor merece mais explicações
AINDA É CEDO PARA DIZER
A informação pode vir a ser verdadeira. Ainda não é
EXAGERADO
A informação está no caminho correto, mas houve exagero
CONTRADITÓRIO
A informação contradiz outra difundida antes pela mesma fonte
SUBESTIMADO
Os dados são mais graves do que a informação
INSUSTENTÁVEL
Não há dados públicos que comprovem a informação
FALSO
A informação está comprovadamente incorreta
DE OLHO
Etiqueta de monitoramento
Seções
Arquivo